ENTREVISTA #TEATRO: Álex O’Dogherty presenta su nuevo espectáculo ‘El amor es pa’ná’

 

TEATRO – ESPAÑA – ENTREVISTA

El polifacético Álex O’dogherty sigue girando por los escenarios de varios de los teatros de nuestro país con su música y su simpatía. Ahora presenta El amor es pa’ná, una tragicomedia rock que narra la “triste” historia de un hombre que ha perdido la capacidad de enamorarse. Y si, es triste sólo entre comillas porque resulta que los sucesos y los pensamientos del protagonista desde la primera vez que se sintió atraído por una mujer hasta la última son contados en clave de humor, de modo que consigue camuflar las desdichas con divertidas canciones y generar una conexión con el público. El amor es pa’ná se puede definir, pues, como un show interactivo donde el guión camina junto a la espontaneidad y hace que en conjunto sea una pieza muy dinámica y entretenida, aunque a su vez es fácil que el espectador salga reflexionando acerca del amor o cualquiera de los submundos que se tratan dentro de éste ámbito.

El Teatre Condal de Barcelona lo acoge del 26 de mayo al 5 de junio con 8 únicas funciones para dar comienzo al Festival Variety, una alternativa veraniega que reúne varias propuestas para llenar la sala de humor, música y circo. Con un estreno muy bien llevado y superado pese a varios problemas técnicos, seguro que las risas no van a faltar tampoco el resto de días. ¡id a verlo!

La puesta en escena está marcada por la presencia de corazones, como símbolo de que el órgano está herido, elementos de atrezzo y vestuario para representar diferentes roles y situaciones del personaje, y referencias al típico bar donde todo ser humano ha acudido a alguna vez para ahogar las penas, con el pianista Jesús Lavilla detrás de la barra colaborando y tocando en directo. Además de ver la obra, desde Cómo explicARTE pudimos conversar con Álex para hacerle una pequeña entrevista y saber más detalles sobre el espectáculo y su trayectoria. Pasen y lean…

Cómo explicARTE: Hola Álex, en primer lugar bienvenido a Barcelona, esperamos que la obra vaya muy bien aquí.

Álex O’doguerty: ¡Hola, gracias! 

C.E: Has estado años siendo el maestro de ceremonias en la historia de amor tan particular que tiene el cabaret The Hole y finalmente decidiste firmar un “hasta luego” para dedicarte a tus proyectos en solitario. Sea como sea, siempre has trabajado rodeado de canciones muy carismáticas de temática amorosa.  ¿En qué lado te identificas más, en el del amor o en el del desamor?

A.O: Bueno, muchas sí. En realidad yo creo que el 90% de las canciones que existen van sobre el amor. Uf… es que los dos sentimientos van muy de la mano. El desamor da mucho juego, pero el amor también, ¿no? y yo creo que un disco que sólo tuviera una sola temática sería bastante aburrido, así que pienso que es importante que haya equilibrio. En el fondo somos así de retorcidos, queremos el amor… pero… hay veces en que los artistas en las obras necesitan que les rompan el corazón para poder escribir o inspirarse, así que necesitamos un poco de las dos cosas, yo también, claro.

C.E: A raíz de eso, ¿tus canciones o tus obras en general, parten de experiencias personales o son más bien inventadas?

A.O: Se parte mucho de la realidad, pero el juego consiste en adivinar qué es verdad y qué es mentira. (ríe). 

C.E: El amor es pa’ná es un espectáculo musical de carácter teatral bajo esta fórmula de humor-amor que tanto te caracteriza. ¿Qué interpretación quieres que haga el público del título de la obra, que lo vea en el sentido literal o que se deje llevar y descubra algún mensaje escondido?

A.O: Yo creo que cuando la gente sale de ver el espectáculo ya entiende de qué va el rollo, ¿Sabes? Así a secas puede parecer un titulo negativo pero si lo piensas bien, todo el mundo alguna vez ha dicho una frase parecida a “el amor es pa’ná”. Ha dicho por ejemplo “Qué asco el amor” o, tal como decía Tonino Carotone -cantautor español- “Me cago en el amor”. Todo el mundo en algún momento ha odiado el amor pero creo que esa frase, en realidad, entraña unas ganas profundas de enamorarse y de que te quieran. Al fin y al cabo, odiamos el amor cuando no lo tenemos, pero cuando lo tenemos nos parece maravilloso. Esta obra habla de una persona que ha perdido la capacidad de enamorarse, pero que en verdad está deseando que pase.

C.E: Músico, presentador, actor… hemos visto muchas facetas tuyas encima de los escenarios pero ¿En qué ámbito te sientes más cómodo?

A.O: ¡Esa es la gran pregunta…! No he respondido nunca de manera concreta a esa pregunta y me voy a mantener fiel a mi convicción… (ríe). Es cierto que yo me siento muy bien en el escenario, pero a mi me gusta actuar, interpretar, todo. Si tengo una carrera tan variada es porque me he esforzado mucho para que sea así, y así quiero que siga. No va a pasar nunca que nadie me obligue a elegir, por tanto no lo voy a hacer ni hipotéticamente.

C.E: Hombre está bien. Se nota que claramente no te cierras a nada, puede que según la época o según el tipo de show te apetezca más una cosa que otra, pero está bien, como tú dices, esforzarse y tener esa capacidad para abarcar varios ámbitos ya que seguro que todos te aportan e importan.

A.O: Evidentemente, es eso. Si yo te digo que lo que más me gusta es la música, que te lo podría decir, te garantizo que me aburriría pronto. Entonces… esa es la suerte que tengo, que nunca me ha dado tiempo a aburrirme de nada. Ni siquiera en los cinco años de The Hole, porque he ido alternando la música, cine, tv, etc. Es por eso que he durado cinco años, sino hubiera durado menos. Y a lo mejor vuelvo algún día, no lo sé, eso siempre está ahí, pero de hecho grabé ese vídeo por si acaso, por si era el último día, tener un documento. 

C.E: Volviendo a El amor es pa’ná, resulta que empezó a idearse en el 2005. ¿Podrías contarnos como ha sido el proceso y la decisión de completarlo y estrenarlo ahora, tantos años después?

A.O: He decidido hacerlo ahora porque llegó un punto en que dije “¡Madre mía esto tiene que ser ya o nunca!” y lo cierto es que había el espectáculo con la Bizarrería que se nos adelantó porque en realidad éste tenía que ser el segundo y ha acabado siendo el tercero. Ya estoy pensando en el cuarto y si me pongo a hacer el cuarto antes que el segundo… como que no, así que lo paré. Sinceramente, creo que no lo terminaba por dos razones: porque no tenía tiempo de ponerme a producir el espectáculo y porque creo que todavía no le había encontrado el punto ideal para cerrarlo. Tenía la idea y las canciones pero no estaba del todo, y al llegar al año pasado y plantearme eso fue cuando reuní todos los elementos necesarios y lo completé. Coincidió con que han pasado 10 años pero han sido diez años en los que no he parado de hacer cosas, hasta que el año pasado busqué tiempo de donde fuera y lo saqué.

C.E: Hay una evolución desde el principio hasta ahora, claro está…

A.O: Si, ha evolucionado muchísimo. Si yo este espectáculo lo hubiera sacado hace diez años hubiera sido una cosa totalmente distinta, mucho menos madura. Ha estado bien porque en este tiempo en mi vida también han pasado muchas cosas que tanto como persona como en el mundo de las relaciones de pareja me han hecho madurar un poco, ¡o todo lo contrario! aunque al menos el texto si que ha madurado. 

C.E: Mucha gente te considera “El hombre orquesta” por tus habilidades con los instrumentos musicales. Sin embargo, en este espectáculo no tocas ningún instrumento. ¿En este caso, actuando a viva voz, cuáles crees que son tus mejores armas para agradar al público?

A.O: Fíjate. He hecho éste espectáculo así precisamente porque llevaba tanto tiempo con el rollo de la música que me apetecía parar y dar un cambio para yo mismo hacer otras cosas y para, a la vez, despistar a la gente. Si se estaban acostumbrando a ver algo, pues que vean otra cosa. Por eso tampoco llevo sombrero. Mis dos premisas en El amor es pa’ná son ningún instrumento y ningún sombrero. Y.. ¿mis armas? pues en este caso la palabra, ya que a veces es la velocidad y otras el silencio. Yo soy un gran amante de los silencios y me gusta mucho combinar el tiempo y los silencios. 

C.E: Supongo que cómo espectáculo interactivo también entra en juego la comunicación con el público…

A.O: Eso también, si, si. Es una cosa que, sin duda alguna, he aprendido en los cinco años que he pasado en The Hole. Es algo que ya había hecho yo en su día pero que en estos años he desarrollado mucho, hablar con la gente me resulta ahora muy natural y en el espectáculo actual, precisamente, el reto fundamental consiste en hacer creer a la gente que realmente no van a sufrir ni pasarlo mal sino todo lo contrario. 

C.E: Y para terminar, ¿Qué le dirías a ese tipo de gente que encasilla a los actores en un personaje, en tu caso quedándose con la imagen de que eres el “tipo duro/borde de Camera Café”?

A.O: No sé… qué les voy a decir. Qué el mundo es más grande, más ancho y hay más cosas que ver, que todo el mundo se merece que le den más oportunidades y que le descubran. Igual que ellos no son de una sola manera, yo no lo soy. Además de que yo no soy así, eso es un personaje y después vinieron cinco años haciendo de policía, así como ahora hago de alcalde medio loco en televisión. Al que se quedara en Camera Café… ¡Pues le digo que salga a la calle!

C.E: Como tiene que ser. ¡Muchas gracias Álex, un placer y mucho éxito!

A.O: Gracias a ti.

Texto y entrevista: Gemma Ribera
© COMOexplicARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s