REVIEW: Fernando Trueba vuelve con “La reina de España”, un nuevo manifiesto de amor por el cine

reinaesp

CINE – ESPAÑA – CRITICA

La niña de tus ojos vuelve a la gran pantalla 18 años después de la mano del mismo director y con el mismo reparto, pero con un cambio en los guionistas. Fernando Trueba se ha embarcado en la realización de la segunda parte de una de las películas más prestigiosas del cine español, que este viernes 25 de noviembre se estrena en los cines. Aprovechando igualmente las obras del Valle de los Caídos como telón de fondo, el contexto y la situación son distintas. Ya no vemos a Macarena Granada y los suyos participando en rodajes españoles durante la Alemania nazi, sino que se reencuentran en un rodaje de una superproducción de Hollywood en plena época franquista. La reina de España enseña los valores artísticos que caracterizan el cine de Fernando Trueba, pero en este metraje, sobre todo, las cámaras nos permiten hacer una observación de la realidad social hilando un trasfondo político imposible de esconder.

Fue en 1956, una vez solucionado el bloqueo internacional a la dictadura, cuando se volvieron a abrir las puertas y los americanos comenzaron a visitar nuestro país para rodar interesantes e históricas películas. El primer personaje del equipo que en este caso aparece es Blas Fontiveros, el cineasta que quedó detenido en Berlín y a quien todos daban por muerto, encarnado por un sobrio Antonio Resines.

Él es el centro de todas las miradas hasta que se presenta una brillante Penélope Cruz encarnando a Macarena Granada, una andaluza salerosa convertida en una estrella de Hollywood que se incorpora al set de rodaje sobre Isabel La Católica en la piel de la protagonista. Mientras en la Sierra de Guadarrama los prisioneros de la Guardia Civil construyen un enorme monolito, en unos estudios de Madrid se lleva a cabo esta superproducción. Fontiveros y Granada -director y musa- habían estado muy unidos dos décadas atrás, así que cualquier acontecimiento es bueno para reunirse… aunque haya que jugarse la vida.

El hermano mayor de los Trueba tenía clara su intención de mostrar una parte importante de la memoria histórica de nuestro país, pero al mismo tiempo supo desde el principio que debía hacerlo mediante la comedia, el método menos frívolo y más ameno. Neus Asensi, Santiago Segura, Jorge Sanz, Jesús Bonilla, Loles León y Rosa María Sardá completan la repetida lista de actores, aunque han añadido a Javier Cámara como el sujeto cómico por excelencia, a una pasmosa Ana Belén como una frenética mujer amante del cine, a un correcto Chino Darín dando vida a un joven maquinista ambicioso y a Carlos Areces haciendo una aparición estelar que da pie a la mejor escena del film. Además, no hay que olvidar la profesionalidad del director mexicano Arturo Ripstein y la actuación de los actores internacionales Mandy Patinkin y Cary Elwes (La princesa prometida) y Clive Revill (El agente impostor). Todos juntos generan un humor responsable que, sin duda, beneficia el trabajo global y las impresiones del público.

La ausencia de Rafael Azcona en el guion es muy notable. Ni que la estructura se parezca a la primera parte, Trueba por si solo no ha conseguido que la narrativa del film despegue, o si lo hace, es cuando ya es tarde. Usando la nostalgia como único recurso para salvar la inclusión del espectador en la historia, los altibajos abundan en el relato por culpa de las carencias en cuanto a vitalidad y agilidad. No obstante, cuenta con algunos diálogos divertidos, momentos donde aflora el tono sarcástico e incluso una escena musical un tanto vergonzosa pero que hace reír, en la que Macarena canta en un intento cutre de imitar a Los miserables. Aun así, a parte de la interpretación de los actores, la puesta en escena siempre sugestiva y la lograda ambientación de época pueden considerarse como los otros dos puntos favorables a destacar.

  • ¿Por qué verla?

La reina de España ha recibido bofetadas por todos lados a causa de su temática política y el nacionalismo, pero todos sabemos que la comedia española es un género muy maltratado últimamente a raíz de los recortes y la crisis tanto económica como social. Seguramente las expectativas han jugado una mala pasada a muchos, porque La niña de tus ojos se posicionó a un nivel al que es muy difícil llegar. Debemos admitir que las cosas cambian y los años pasan… y quien diga lo contrario, miente. De los actores pocas quejas hay porque conservan bien su papel, incluso las nuevas incorporaciones, pero haciendo referencia a la dirección y el guion de Fernando Trueba, si que mantiene la coherencia a la hora de narrar y conducir un largometraje, pero hay cosas que se le escapan. De todos modos, esta película es fresca y entretenida, y durante sus 128 minutos de duración no aburre en ningún momento. Quizá merece la pena dejar los prejuicios a un lado y acudir a la salas para apoyar el cine español y pasar un buen rato.

Valoración: ✮✮✮

Texto: Gemma Ribera
© COMOexplicARTE

Aquí el trailer:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s