CRÓNICA: Pablo Alboran deja el Palau Sant Jordi extasiado #TourPrometo

MÚSICA – ESPAÑA – CRÓNICA

Dulce, humilde y con una voz que enamora a cualquiera. Así es Pablo Alboran. Y lo demuestra en cada concierto y cada aparición pública. La gira anterior del cantautor malagueño tuvo lugar en 2015. Después se retiró temporalmente de los escenarios, y por esta razón las ganas de volver a disfrutar de su directo eran ya inmesurables. Llevaba meses actuando en Latinoamérica y por fin ha regresado a España con el tour de presentación de su cuarto álbum de estudio, Prometo. Las dos noches que para en Barcelona (8 y 9 de junio) ha colgado el cartel de entradas agotadas. Ayer, en la primera cita, ya dejó extasiadas a los 17.500 presentes. Y hoy la historia continúa, aunque seguro que no es igual porque, tal como él dice en Cuerda al corazón: “Estoy hecho de historias, pero de historias que no se repiten”.

“Gracias Barcelona por hacerme sentir como en casa. Ya estoy aquí. Para siempre”, saludaba Pablo Alboran a un Palau Sant Jordi lleno hasta arriba. No vaya a ser y Pasos de cero, los dos primeros temas de la setlist, bastaron para que saltaran chispas entre él y su público.

Ni pasarela ni plataformas extensibles. La escenografía es simple, pero es que no le hace falta mucha parafernalia para ofrecer un show que resulta por momentos vertiginoso y al mismo tiempo tranquilo y emocional. Un par de pantallas a los laterales y otra enorme pantalla de vídeo detrás con proyecciones y ampliaciones de sus pasos y gestos son suficientes para verle brillar. La magia del espectáculo está en su voz y en los músicos que le acompañan -aunque a decir verdad, se defiende bien a solas y podría prescindir de ellos si quisiera-.

Dos horas de reloj. Clavadas. Dos horas en las que las canciones de su disco más reciente iban alternándose con las antiguas que todo el mundo recuerda y corea con intensidad. El romanticismo se asomaba desde el primer bloque con La escalera, Dónde está el amor, Recuérdame, Quién o Quimera. Es hermoso ver cómo Alboran narra las letras de sus canciones como si de historias reales se tratasen, como si fuera una conversación natural en la que las miradas, las sonrisas y las señales dicen más que mil palabras.

palb2

En las pausas se dirigia a sus fans con tiernos discursos de agradecimiento por la fidelidad y el cariño recibido desde sus comienzos como cantante y compositor. A ellos les dedicó Tanto. O mejor dicho a ellas, pues las féminas son las que dominaban entre el público. “Cada vez que vengo a Barcelona recuerdo los primeros conciertos aquí”, señalaba con la mano en el pecho. El griterío de adolescentes y jóvenes con pancartas y corazones pintados en las mejillas nunca falta cuando se habla de Pablo Alboran, pasen los años que pasen. Y más aun si éste se pone a mover las caderas o termina las frases con deje flamenco…

Al turno del momento acústico con un medley de Perdóname, Te he echado de menos y Al Paraíso, la locura llegó al extremo. Justo después, las pantallas se mudaban a un nuevo universo introduciendo Saturno, y ahí sí que a más de uno le caía la lagrimilla del ojo. Para subir los ánimos estaban su último single La Llave, y Boca de Hule, un tema reivindicativo que Alboran afirma le sirve para desahogarse y que es válido en cualquier ámbito.

Antes de el bloque final, para el cual se reserva los temas más esperados y especiales, aun quedaban las baladas Por fin, Miedo y Tu refugio, a las que prosiguieron Curo tus besos, Idiota y Vivir, con bailes sensuales y confeti incluidos. El artista, que ha cumplido este mes 29 años, es experto en provocar un vaivén de sentimientos, es decir, sabe cómo erizar la piel creando melodías que tocan la fibra y letras que marcan.

El piano tenía que hacer acto de presencia, y lo hizo en el bis. De la canción que le dio la fama –Solamente túal sencillo que está promocionando actualmente y que da nombre al disco y a la gira –Prometo-. En éste caso, la interpretó junto a Rosalía, invitada sorpresa. Acabó con Éxtasis y Vívela. Fogosidad y energía en estado puro para rematar el concierto.

palb1

En resumen, el sonido bien, su voz también y el ambiente todavía mejor. Es dificil encontrar algo malo que decir sobre Pablo Alboran y su directo. Esto demuestra que es un artista completo, capaz de mover a las masas sin perder el control ni la cabeza. Tras los dos conciertos de este fin de semana, volverá al Sant Jordi el 21 de diciembre. Que no se diga que no avisamos…. las entradas vuelan.

Texto y fotos: Gemma Ribera
© COMOexplicARTE

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s