CRÓNICA: Salvador Sobral en el Festival Jardins Pedralbes

MÚSICA – INTERNACIONAL – CRÓNICA

El cantante y pianista Salvador Sobral, ganador del Festival de Eurovisión en 2017. actuó este jueves en el Festival Jardins Pedralbes de Barcelona. El artista portugués, recuperado ya de su grave enfermedad cardíaca que le alejó una temporada de los escenarios, volvió a la que considera “su casa” porque afirma que durante los dos años en los que vivió en la capital catalana se llevó buenas experiencias a nivel personal y laboral.

No hay nada como tener facilidad con los idiomas: Portugués, inglés, español… y catalán. Si, Sobral se defiende perfectamente en catalán y desde el comienzo del concierto se dirigió al público con un “Bona nit! Esteu preparats?” (¿Estáis preparados?). Alternando discursos con canciones, abrió el concierto con Change, un tema jazz sacado de su álbum Exucse Me (2016). Prosiguió con Cerca del mar, un nuevo tema propio en español, y aprovechó para iniciar la presentación de la banda que le acompaña de gira.

Cada uno de los músicos tuvo su ‘solo’, su ‘minuto de gloria’. Sobral no paraba quieto recorriendo el escenario de punta a punta, y en casi cada canción se apartaba hacia un lateral o se marchaba un momento para ceder el protagonismo a la parte instrumental. Él pone la voz -y no una, sino que demostró que es capaz de pasar de la tesitura de tenor a la de baritono sin mucho esfuerzo-, pero si el acompañamiento de la guitarra, el contrabajo, la batería y el piano no estuvieran, la fuerza y la intensidad de las canciones no serían la mismas.

Las baladas son mágicas, eso ya se sabe, pero si además se cantan temas románticos como Ela disse-me assim, Mano a mano o Nem Eu con una sensibilidad extrema, lo que se consigue es que la piel se eriza fácilmente. Y más si la última la interpreta a piano y voz. “Tengo muchas emociones por compartir”, señalaba el portugués. Seguro habrá gente que ve a Salvador Sobral como ese chico tímido y quieto que nos cautivó en Ucrania el año pasado con Amar Pelos Dois. Sin embargo, cuando ves al representante de Portugal en directo, de cerca, te sorprende su carisma. En realidad es un ser lleno de vida y energía. Es alguien que disfruta y ama la música como si desde siempre supiera que habia nacido para ello.

En inglés, durante la velada sonaron también After you’re gone y Ready for love again, dos canciones con más ritmo. Mientras, hubo tiempo para bromas, risas y sobre todo muchos aplausos. En las sillas se encontraban algunos amigos y conocidos que no dudaron en silvar y piropear al artista -un poco exagerados, a decir verdad-, pero lo más especial fue cuando él mismo anunció que sus padres estaban también entre el público, cosa que le produjo mucha felicidad. Pasó volando una hora y media y de pronto parecía que el concierto iba a terminar con el nuevo single, Prometo não prometer, pero ya lo avanzó “Si lo pedís, volveremos”. ¡Claro que si!

sobral1

Por si su bolero Ay amor no fuera suficiente para terminar de encandilarnos, decidió sentarse al piano y acabar el show interpretando Paraules de Amor del maestro Serrat. Entre los fragmentos a capella, la percusión corporal, la imitación de instrumentos con la voz, sus dotes de lírica y su espontaneidad a la hora de hablar, digamos que Sobral nos regaló una noche única. Se ganó al público él solito. Es un claro ejemplo de persona que confia en aquello de que “lo que no mata te hace más fuerte”.

sobral2

Texto y fotos: Gemma Ribera
© COMOexplicARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s