CRÓNICA: Primeros días en el 67º Festival de San Sebastián

CINE – INTERNACIONAL – CRÓNICA

Estamos un año más en el Festival de San Sebastián degustando lo más destacado del panorama cinematográfico nacional e internacional. En esta 67ª edición, nos hemos propuesto ver películas que van desde la Sección oficial hasta el Perlak pasando por New Directors. Os avanzamos lo más destacado de los primeros días, un fin de semana repleto de propuestas interesantes y películas que seguramente se van a encontrar entre las mejores del año.

El viernes se proyectaron Mientras dure la guerra y The Lighthouse, dos películas que han supuesto una buena introducción a las dos secciones más grandes del festival (la Sección oficial y el Perlak respectivamente). En Mientras dure la guerra Alejandro Amenábar apunta su mirada a la guerra civil y en particular al drama íntimo de Miguel de Unamuno en sus últimos meses de vida, y ofrece una dirección realmente sólida y filma este episodio de nuestra historia con pulso y rigor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

The Lighthouse es la segunda película de Robert Eggers, una de las grandes apuestas de futuro del cine norteamericano. Es, sin duda, la confirmación del autor como uno de los grandes genios del mal del cine contemporáneo. The Lighthouse se erige como un cuento enfermizo que establece paralelismos con el mito de Prometeo para realizar un comentario sobre la locura humana y que toma como referencia a cines tan dispares como el expresionismo alemán o Béla Tarr para construir una identidad cinematográfica propia al borde del mismo infierno.

El domingo fue un día realmente notable en lo que a calidad cinematográfica se refiere, con tres títulos que se postulan como los más interesantes en lo que llevamos de festival este año. A Dark Dark Man, Zeroville, y Parasite. En primer lugar, A Dark Dark Man es la primera gran sorpresa de la Sección Oficial. Adilkhan Yerzhanov articula un discurso cinematográfico muy sólido a través de un lenguaje de composiciones milimétricas, planos sostenidos y humor incómodo que realza lo absurdo de la existencia humana.

En segundo lugar, Zeroville, donde James Franco saca a relucir su vena más anárquica y a golpe de “Fuck continuity” se propone hacer una película completamente libre, psicotrópica y desordenada. Una carta de amor a los “outsiders” de cualquier disciplina artística. Para finalizar este pequeño repaso hay que mencionar a Parasite, la flamante ganadora de la Palma de Oro en Cannes y una película escrita y filmada con mano de maestro, toda una simbiosis perfecta de géneros que se despliega frente a los ojos de un espectador maravillado.

La trinchera infinita tampoco se queda atrás. La película dirigida por Arregi, Jose Mari Goenaga y Jon Garaño –autores de las reconocidas Handia y Loreak– nos adentra en la época franquista con conocimiento de causa.

Y claro está, no podemos olvidar la presencia de las series en festivales como éste. El cruce entre cine y plataformas digitales es cada vez más relevante y evidente. Próximos títulos a tener en cuenta: Patria, la adaptación del ‘best seller’ de Fernando Aramburu que podrá verse en HBO y La vida perfecta, una desgarradora comedia de Leticia Dolera coronada como mejor serie en el festival internacional de Cannes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 Atentos a las redes sociales, seguiremos informando…

 

Texto: Carlos Díaz + Gemma Ribera

Fotos: Paula López

© COMOexplicARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s