GASTRONOMÍA #BCN: Los helados de ‘Mamá Heladera’ evocan recuerdos

GASTRONOMÍA – BARCELONA – HELADERÍA

Irene Iborra, quinta generación de la histórica horchatería Tío Ché de Poblenou, está al frente de Mamá Heladera. Un nuevo negocio abierto en mayo de 2021 donde los recuerdos de la infancia toman forma de helado. Irene estudió en la escuela Hofmann, y dice que quedó cautivada por las clases de neurogastronomía de la mano de Montse Saperas. Allí aprendió como la percepción del sabor afecta a la cognición y la memoria y a partir de entonces quiso explorar e ir más allá. Pensó en encuestar a personas cercanas y vecinos del barrio, y pidiéndoles un recuerdo con un sabor, aroma y situación asociados, comenzó a elaborar recetas de helados realmente artesanos y originales.

Entre las ideas más alocadas y a la vez más populares están el helado de plastilina preparado con coco con almendra amarga y un poco de sal; o el helado de bechamel, que lleva nuez moscada, pimienta, sal y mantequilla. Las especias tienen un papel fundamental en Mamá Heladera, aunque como la propia creadora nos explicó: “Me he tomado la libertad para hacer lo que me dé la gana: Adquirir alimentos e ingredientes, mezclar e incorporar el nivel de grasas que requiera cada helado, aunque siempre tiendo a mantener un sabor natural”. Por eso también tienen sabores más primarios como el de chocolate 85% cacao, el de mango o el helado de cereza y lavanda, todos ellos asociados a recuerdos de personas cercanas.

Cada uno de los helados-recuerdos se elabora desde cero. No tienen una base en común. Lo que les diferencia del resto es que “todos contienen solo un 30% de aire y están almacenados en ‘pozetti’, protegidos de la luz del sol para mantener el punto de refrigeración perfecto”. A nosotros nos llamó la atención también la textura cremosa que han conseguido y el concepto que han traído a Barcelona tras un extenso estudio de mercado en el que se ha preguntado ¿Qué sabor tiene tu infancia?

De momento no aceptan encargos, pero sí que están abiertos a colaborar con pedidos especiales como detalles para bodas o un regalo de cumpleaños personalizado. Al fin y al cabo tanto niños como adultos relacionamos los helados con momentos. En el local disponen de un buzón donde los clientes que lo deseen pueden dejar su petición escrita en una carta, explicando su recuerdo particular de la infancia y cediendo sus datos. Recomendamos arriesgarse. Por lo visto hay quien ya ha podido degustar su propio recuerdo familiar, de agradecimiento o de vacaciones en el paladar… ¿Quién sabe si acabarás teniendo en la vitrina un helado con tu nombre o el de un ser querido al que quieras sorprender?

Justo al lado, la cola para pedir horchata o los clásicos helados de Tío Ché es enorme, pero estamos seguros que el boca-oreja será efectivo y que Mamá Heladera va a llegar lejos gracias a la historia que les rodea. Volver al pasado desde el gusto, la textura e incluso los aromas es posible. Abren todos los días. Ah, y por si lo preferís, ¡también hacen crêpes!

Más información

  • Tipo de cocina: Helados y crepes para llevar.
  • Precio: €-€€
  • Dirección: Rambla del Poblenou, 44. 08005. Barcelona

Texto: Gemma Ribera

Fotos: Jordi Ferré

© COMOexplicARTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s