REVIEW: ‘Las leyes de la termodinámica’, un falso documental con el que entender qué dice la ciencia sobre el amor

termo.jpg
CINE – ESPAÑA  CRÍTICA

Las leyes de la termodinámica es una comedia romántica que parte de la idea de que los principios fundamentales de la astrofísica pueden aplicarse al amor. Mediante los ejemplos de dos relaciones de pareja distintas, dicha afirmación se discute y se pone a prueba a lo largo del film. Por si pese a estar enamorados, nunca antes os habíais parado a pensar cuál es la repercusión de los comportamientos humanos en base a las teorías científicas, Mateo Gil recoge la información necesaria en tono de risa y reúne en su cuarta película como director varios motivos para reflexionar sobre el tema.

Con la vocación de hacer el montaje más efectivo, atractivo y original, la película adopta la estructura de un documental a nivel estético y también a nivel de guion. El que fuera guionista de Amenábar en títulos como Abre los ojos, Mar adentro o Ágora, escribe y tutela esta película que protagonizan Vito Sanz, Berta Vázquez, Chino Darín y Vicky Luengo.

Por detrás están nombres como los de Juan Betancourt o Andrea Ros, y también tiene un par de colaboraciones especiales: Irene Escolar y Josep Maria Pou. El resultado es un casting muy heterogéneo, pero seguramente eso sea lo que hace que funcione. Todos se desenvuelven sin problema en la comedia y dibujan a unos personajes muy simpáticos. Quizá Luengo sea la menos creíble respecto a sus compañeros.

Un choque de cuerpos en medio el patio del campus universitario une a los cuatro protagonistas, especialmente a Manel y a Elena, sobre los que se centra el relato. Vito Sanz y Berta Vázquez interpretan respectivamente a un físico neurótico desafortunado en amores y a una futura actriz de exuberante belleza que solo con mirar puede tener cerca a quien desee. El argumento no es más que un análisis científico de su relación. Un retrato de dos polos opuestos que se atraen donde se exploran los errores y los aciertos que este par seres humanos de apariencia tan distinta han ido cometiendo desde su primer encuentro. Y si cabe una pareja, caben dos. Los corazones de Manel, Elena, Pablo y Eva, según dictan las leyes, se han convertido en un caos emocional en medio del desorden.

El planteamiento es inteligente pero el desarrollo del mismo es, justamente, un poco caótico. Lo bueno es que en la película, un ingrediente tan solicitado en la receta del amor como es el aspecto físico queda en segundo plano, eclipsado por el mundo interior de los personajes que vamos descubriendo poco a poco. Por suerte o por desgracia, la mente va por delante del cuerpo, y Manel, que pone la voz cantante, está convencido de que es la ciencia natural la que marca su destino.

Toda la paranoia entre el universo físico y la vida real se origina a raíz del primer principio de la termodinámica: la ley de la conservación de energía. A primera vista parece cierto que el amor, al igual que la energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Nadie sabe por qué, pero Newton, Edison, Einsten, Kepler y el resto de expertos en la materia ya insinuaron hace siglos que “Olvidar” es un verbo demasiado complejo.

El ejercicio de traducir la gravedad como la fuerza de atracción entre dos cuerpos es bastante básico. Las reglas se modifican y las cosas se ponen más difíciles cuando entran en juego conceptos propios de otros principios de la física como la entropía, la gravedad o los agujeros negros. La cinta los va introduciendo en la historia a partir del narrador subjetivo (voz en off de Manel) y de las explicaciones que dan los testimonios científicos, que se cuelan en pantalla tal como suele pasar en los típicos documentales.

Es interesante que el ‘formato peli’ y el ‘formato documental’ concuerden, y más aun, que encajen con cierta gracia. En cierto modo, la vista combinada de ambos junto a la mezcla de recursos como flashbacks, rebobinados y momentos de cámara lenta puede confundir al espectador. Sin embargo, es una estrategia pensada precisamente para dinamizar la imagen, permitir que el espectador pueda administrar la información correctamente y hacer más entendible la historia… O al menos eso es lo que Mateo Gil nos contó en la entrevista que nos concedió previamente al estreno en el 21º Festival de Málaga. ¡La película llega a los cines el 20 de abril!

  • ¿Por qué verla?

También hablamos recientemente con Vito Sanz (entrevista que podéis leer en otro post), y no pudo definir mejor Las leyes de la termodinámica “Es una película curiosa en cuanto a la estructura, la forma y lo que cuenta”. Casi que prefiero que os quedéis con las razones para verla que dan ellos mismos, actor y director. Sólo les hicimos una pregunta común, pero necesaria. Descúbrela en el apartado entrevistas, y a partir del 20 de abril, dirígete al cine.

Valoración: ✮✮✮✮

Texto: Gemma Ribera
© COMOexplicARTE

Aquí el trailer:

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s