CRÓNICA: Lola Índigo presenta «La Niña» por todo lo alto en el Share Festival 2021

MÚSICA – BARCELONA – CRÓNICA

Lola Índigo es más que una voz. Más que un personaje. Más que el «alter-ego» de Mimi Doblas. Lola Índigo es una familia. Un proyecto musical ambicioso. Un movimiento que defiende unas ideas muy claras de igualdad, libertad y compañerismo. Lola Índigo ha traído este año bajo el brazo a La Niña y se ha convertido en toda una revolución dentro de la industria discográfica de nuestro país.

Antes de la pandemia, la artista granadina y sus bailarinas ya pasaron por el Share Festival de Barcelona. Lo hicieron en el recinto del Poble Espanyol formando parte de una multitudinaria fiesta de dos días. Esta vez, dado que el festival ha modificado el formato y se ha adaptado a las circunstancias y restricciones, Lola añadió el 4 de septiembre como fecha de su gira ‘La Niña Tour’ y anoche ofreció un show completo y especial nada más y nada menos que en el Estadi Olimpic Lluis Companys.

«Esto es todo lo que yo soñaba de pequeña», señalaba la cantante y bailarina. Desde que se subió a ese escenario montado expresamente para el certamen, desprendió seguridad y alegría. «Al principio me ponía muy nerviosa, pero con el tiempo y la ayuda de todos vosotros he ganado confianza en mí», aclaraba dirigiéndose al público. Durante la noche aseguró sentirse afortunada de actuar rodeada de su gente y agradecida por todo el apoyo y cariño que día a día le brindan los que la siguen.

Las canciones de su álbum debut apenas necesitan presentación. La mayoría son colaboraciones y hits que suenan en la radio, con videoclips que baten récords en Youtube y van acumulando millones de escuchas en las plataformas digitales. Lola apareció entre ovaciones y gritos de euforia vestida con un traje corto que recordaba a una muñeca. Poco tardaron en aparecer sus «chicas» en la parte inferior de la plataforma de dos niveles y luminosa que preside la escenografía de la gira. Si hubieran puesto pantallas para ver de cerca cada gesto, ya hubiera sido lo más.

La artista comenzó con un «¡Díselo Barcelona!» interpretando el single más reciente llamado La niña de la escuela, y terminó con Ya no quiero ná, según ella misma «el tema que me cambió la vida». El repertorio al revés. O no. Las buenas vibraciones estaban servidas con Culo, Trendy, Mala Cara y Cash. La extriunfita tiene un estilo musical definido que atrapa a niñas, adolescentes y adultos; y un carisma que la hace brillar con luz propia.

Este concierto vino cargado de sorpresas. Tuvimos el lujo de ver en directo a los talentos finalistas que formaron parte del equipo de Lola Índigo durante su paso por The Dancer, el programa de danza emitido en TVE en el que fue coach y capitana. Aina, la benjamina, bailó un poquito de la canción La niña de la escuela. La pareja de baile deportivo Jose y Duna la acompañaron en ¿Cómo te va?. Macarena Ramírez, la bailaora flamenca que resultó ganadora, bailó con ella No se toca. Y Doowap, el grupo de danza urbana, estuvo presente durante la canción Fuerte. Todo un detalle por su parte contar con ellos. Además, por si fuera poco, invitó a la artista chilena Denise Rosenthal a cantar con ella Santería, siendo la primera vez que se veían en persona. Quizá por este motivo no compaginaron demasiado bien sus voces…

Y dado que hemos dicho que Lola Índigo es una familia, deseamos valorar el trabajo de todo el equipo, e igual que ella lo hizo en Barcelona, vamos a permitirnos el lujo de mencionar por aquí (y aplaudir) al guitarrista Rubens Allen (el único instrumento que suena en directo al turno de canciones como La llorera o La Tirita). Tranquilos, también destacamos a su cuerpo de baile formado por Saydi Lubanzadio, Laura Ruiz, Claudia Riera y Mónica Peña, al que hace poco se han sumado Judith Enge, Alicia Aroca e Iraida Alviz, así como a Juan Montero, su coreógrafo. Sin ellos nada sería lo mismo, ni delante ni detrás del escenario.

La gente no se cansó ni un momento de cantar. No es para menos, porque Killa (ring ring), Maldición, Mujer Bruja o Lola Bunny tienen letras muy reivindicativas y ritmos muy pegadizos. La recta final la encaró con su conjunto rosa personalizado de top, pantalón y chaqueta. Los ventiladores favorecían la melena al viento y ayudaron a conservar la energía. Cada tema sirve como grito de guerra: Tamagochi, Spice Girls, Calle, Nada a nadie y 4 besos. Cada una de ellas tiene un sentido.

Lola índigo ha creado con La Niña su propio juego basado en historias personales. Lo mejor es que ahora las ha compartido con todo el mundo y han sido muy bien recibidas. Claro, es una suerte poder hacer lo que te da la gana y producir música a tu antojo. Como ella misma dijo: “Ojalá esto dure muchos años”.

Texto y fotos: Gemma Ribera

© COMOexplicARTE

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s